La experiencia hace al producto, no las características

Una guía completa para usar su MVP para obtener el producto correcto en el mercado, rápido.

UXÑ
10 min readJun 11, 2018

Por

. Publicado originalmente el 27 de enero de 2015 en UX Magazine. Traducido por Leandro Incetta. Reimpreso con el permiso de UX Magazine.

Uno no gana a los clientes de su aplicación por las características de ésta. Ellos son conquistados por la experiencia del producto.

Es en este contexto que necesita configurar sus lanzamientos de productos, no con una lista de verificación de funciones, sino uniendo objetivos comerciales con las necesidades del usuario, y trabajando para definir una experiencia que involucre a su público objetivo y los lleve a la acción. Al mismo tiempo, debe estar preparado para aprender del uso del mundo real y continuar adaptando su producto según sea necesario para capturar, mantener y hacer crecer su base de clientes.

En casos múltiples, está retrasando el punto en el que puede comenzar a aprender qué impulsará la participación del cliente, qué impulsará a los usuarios a la acción y qué conducirá a los resultados del negocio.

Su primer lanzamiento de producto es una oportunidad fundamental para aprender cómo puede crear una experiencia que involucre a los usuarios reales, no solo a sus usuarios percibidos en base a datos demográficos vagos o incluso personajes ricos. Es por eso que es esencial llevar su producto a las manos de su posible mercado lo más rápido posible con un Producto Mínimo Viable (MVP).

Llegar al mercado rápidamente

Muchos productos que llegan al mercado comenzaron como algo diferente.

Foursquare es un gran ejemplo. Pasaron casi dos años concentrados en la gamificación de la alcaldía. Descubrieron que el modelo de gamificación permitía una adopción rápida, pero no ofrecía una experiencia lo suficientemente convincente como para mantener su producto principal, permitirles monetizar u ofrecer valor a largo plazo. Entonces pivotaron para enfocarse en la búsqueda local.

El ejemplo de Foursquare ilustra por qué es importante llegar al mercado rápidamente para probar sus suposiciones. Los dos años que pasaron enfocados en una experiencia insostenible habrían matado a la mayoría de los productos similares, quemando millones en dólares de inversión sin acercarse más a la rentabilidad.

Un ejemplo interesante que ilustra una mejor estrategia MVP es Hyperlapse, lanzado desde Instagram / Facebook.

Cuando abras la aplicación, te invitamos a comenzar a grabar tu video. Cuando termines, puedes establecer una velocidad de 2x a 12x de la grabación de video original. Cuando establezcas esa velocidad, el video acelerado se guarda en tu carrete de la cámara y luego puedes compartirlo en Instagram o Facebook.

Esa es la aplicación.

No hay configuración de cuenta. Sin administración de archivos en la aplicación. No puedes ver ninguno de los videos anteriores que guardaste en la aplicación.

Solo puede hacer un video una vez y no puede cambiar la configuración de velocidad de video una vez que los haya guardado. Usted acaba de establecer la velocidad y compartir su video.

“No podemos lanzar sin esas características”

La mayoría de las empresas diría: “No podemos lanzar sin estas características”.

Resumamos brevemente lo que realmente se requiere para enviar algo como el producto Hyperlapse con dos características adicionales: administración de archivos y edición de video.

Para lograr esto, deberá considerar cómo el usuario accederá a estas características (navegación y controles en pantalla), diseñar esas pantallas y activos necesarios para dar vida a estas características, desarrollar estas características, incluido el acceso al sistema de archivos y las API de video complejas. para apoyar la edición. Entonces necesitas probar y lanzar el producto.

Seguramente será el cuádruple del trabajo de interfaz, y seis veces el trabajo de desarrollo de la aplicación actual.

Y eso no considera los problemas de desarrollo y los casos extremos que pueden surgir debido al complicado trabajo que tenemos por delante. En cada caso, abordar adecuadamente estas nuevas características requiere tiempo. Eso significa que el producto llega al mercado dos, tres, cuatro o más meses después. Y si nadie lo adopta, ¿qué? Si no puedes monetizarlo, ¿entonces qué?

Se arriesga a perder conocimientos valiosos si su MVP es lento en el mercado, sobrecargado con características no esenciales, o peor, en base a suposiciones erróneas.

Diseñando una máquina de respuestas

Con un nuevo producto, se encuentra en la intersección de su colección de suposiciones sobre sus clientes y el comportamiento real de los usuarios de su producto. Mientras tanto, está presionando para que surjan nuevas oportunidades de comercialización, lidiando con las cambiantes necesidades de los objetivos y una gran cantidad de incógnitas adicionales.

Estas suposiciones e incógnitas que aporta a su MVP crean variables adicionales. Las variables adicionales hacen que sea más difícil poner a prueba tus suposiciones. Si no puede evaluar sus suposiciones de manera efectiva, no puede recopilar datos útiles para ayudarlo a refinar su producto.

El objetivo de su MVP es reducir el número de suposiciones que lleva adelante en el desarrollo del producto y reducir el tamaño de ese montón de incógnitas. En otras palabras, su MVP es una máquina para convertir preguntas en respuestas.

Su MVP es una máquina para convertir preguntas en respuestas.

La experiencia principal de su producto

Está claro que cuanto más diseñe y construya sin soltar, más tardará en llegar al mercado. Peor aún, cuanto más diseñe y construya sin la participación del mercado, es menos probable que tenga el enfoque y la atención del usuario al que está intentando atender.

Esto sucede porque su enfoque ha sido inevitablemente en la combinación de las características de una aplicación basada en un conjunto cada vez mayor de supuestos no probados. Es como armar un gran rompecabezas sin ninguna referencia fotográfica.

En cambio, debe centrarse en la experiencia central que servirá a su objetivo. Desnude su producto hasta su núcleo, defina el trabajo que debe realizar con su aplicación que será indispensable para su objetivo. Pon esto en las manos de tu objetivo y observa cómo responden.

Si no se enfoca en la experiencia central y en su lugar crea un producto amplio pero poco profundo, encontrará que sus usuarios están perdidos, confundidos o aburridos y, lo más probable, listo para alejarse. Lo más importante es que no encontrarás a esas personas apasionadas que no pueden vivir sin esa gran cosa que haces, y por lo tanto no encontrarás tracción.

Demasiados “peros”

El proceso típico de diseño de producto tiene algunas fuerzas integradas que tienden a crear MVP que en realidad no ofrecen los beneficios críticos de velocidad, enfoque, eficiencia y conocimiento.

Siempre encontrará motivos para hacer más antes de llegar al mercado, ninguno de los cuales ofrece la información que necesita para hacer un gran producto. Entonces veamos estas objeciones y cómo conducen al fracaso.

Hay tres lugares principales en los que vemos un retroceso para crear un valioso MVP. Si escuchas que provienen de un gerente de producto, hay maneras diplomáticas de hablar sobre los efectos negativos de un MVP inflado y fuera de foco.

Si es un gerente de producto, le recomendamos que considere que la experiencia de sus usuarios con su MVP es el factor más importante para optimizar. Perder ese objetivo significa que algo mucho más grande que el presupuesto de desarrollo de su MVP está en riesgo.

Pero 1: “Necesito obtener más valor del MVP”

Como propietario de un negocio o la persona que firma los cheques, es tentador tratar de crear un MVP con más funciones de las necesarias. Si presiona el recuento de características más alto, obtendrá más valor del presupuesto si considera que tener más características significa más valor. Pero más características realmente solo significan más trabajo, mientras que a menudo conducen a un valor reducido para la experiencia del producto.

Tiene tanto sentido como definir el valor de un automóvil por su número de ruedas. Seis ruedas deben ser mejores que cuatro porque obtienes más ruedas.

Este no es un argumento razonable. Tampoco aumenta el número de funciones en su MVP, porque las características no son iguales a la experiencia. De hecho, cuantas más funciones tenga, a menudo la experiencia puede ser más intrincada y confusa. Estas características adicionales producen efectos secundarios que dificultan el uso del producto a la vez que aumentan los costos de desarrollo, mantenimiento y soporte.

Visto de otra manera, la cantidad de funciones en un MVP no está ni siquiera correlacionada con la habilidad del MVP para:

  • Poner a prueba tus suposiciones
  • Entregar datos sobre las preferencias del usuario y del mercado
  • Entregar la experiencia principal de su producto a sus usuarios

Arriesgarme a repetirme aquí, agregar funciones a un MVP retrasa el punto en el que puedes comenzar a hacer esas cosas.

Si hay algo por lo que está tratando de optimizar, es qué tan rápido puede encontrar usuarios apasionados de su producto, sin aumentar el número de funciones del producto.

Pero 2: “Tenemos que cubrir todos los casos de uso, o corremos el riesgo de alejar a los clientes”

Vamos a sacar esto de nuestro camino ahora mismo: simplemente no puedes cubrir todos los casos de uso.

Los productos ricos en funciones que han estado en desarrollo durante decenas de años, con miles de desarrolladores, todavía no cubren todos los casos de uso. Es un mandado tonto, peor porque este camino, en el mejor de los casos, lo distrae de la experiencia de sus usuarios principales y, en el peor de los casos, lo obliga a ignorar a sus usuarios principales.

Considera Microsoft Office. Office es el segundo pilar de los ingresos de Microsoft después de Windows, pero está siendo molestado por Google Docs y una plétora de otras herramientas de escritura. Office no es tan rápido, compatible con plataformas cruzadas o es fácil de usar como estos retadores. Los desafíos se centran en tareas básicas de escritura en lugar de funciones que solo atraen a usuarios avanzados.

Supongamos que la mayoría de los usuarios de Word usan solo el 5% de la funcionalidad del producto. Eso significa que cualquier compañía que haga solo eso un 5% mejor tendrá una ventaja convincente sobre Microsoft Word.

La creación de un MVP que cubra las mayúsculas y las características de usuario avanzado tiende a seguir el diseño de 4x al multiplicador de esfuerzo de desarrollo 6x mencionado anteriormente. Agregar este tipo de características también confunde la interfaz de usuario al agregar todo tipo de información extraña que un usuario necesita para examinar.

Por lo tanto, no solo es un trabajo de desarrollo sustancialmente mayor, sino que agrega una carga cognitiva sustancial cada vez que un usuario debe descubrir cómo hacer exactamente lo que necesita hacer.

La conclusión es la siguiente: para la mayoría de los usuarios, usar Microsoft Word para las tareas cotidianas de escritura implica demasiado ruido, demasiadas opciones, demasiada distracción y demasiada dificultad. En el mejor de los casos, los usuarios ignoran la mayoría de la interfaz que nunca usan. En el peor de los casos, no pueden entender lo que deben hacer cuando hacen clic en menú tras menú.

Si bien Word es un producto maduro y no un MVP, es un excelente ejemplo de lo que sucede cuando el objetivo es maximizar la lista de características del producto.

Entonces repíteme: no puede cubrir todos los casos de uso. Ahora vuelve a enfocarte en la experiencia.

Pero 3: “Tenemos que terminar la aplicación antes de lanzarla”

La noción de finalización es un impedimento común para crear un MVP exitoso.

Este retroceso a menudo proviene de las partes interesadas en ventas o marketing, que temen que un verdadero MVP (uno optimizado para llegar al mercado rápidamente y recopilar datos útiles) no esté completo.

Este miedo se fomenta por una percepción errónea de lo que crea una experiencia convincente del producto, y lo que reduce la fricción en torno a la adopción del producto.

Más características, o una lista de funciones más completa casi nunca conduce a una experiencia atractiva y encantadora. Realmente entender la experiencia central del producto sí. Esto significa que todos sus recursos deben centrarse en la planificación, diseño, desarrollo y envío de una experiencia central notablemente bien diseñada. Solo eso es una tarea sustancial.

Todos sus esfuerzos adicionales para completar el producto solo provocan retrasos y suposiciones complicadas, creando una desconexión entre su producto y el objetivo. En verdad, su producto nunca se terminará. A medida que aprende de cada usuario, a medida que las reglas comerciales cambian y los mercados cambian, su producto necesita adaptarse de forma continua para abordar estos factores.

Cuanto antes empiece a aprender y adaptarse, más probabilidades tendrá de tener éxito.

Su MVP probablemente necesite cortar incluso más características

No digo esto a la ligera: su MVP probablemente necesite tener menos características de las que está planeando.

Las características de corte casi siempre mejorarán su producto a lo largo de dos dimensiones importantes:

  1. Tiempo de comercialización
  2. Presupuesto

Recuerde que cada característica es exponencialmente más trabajo porque requiere la participación de múltiples partes interesadas, que incluyen:

  • Contenido
  • Diseño
  • Ingenieria
  • Prueba
  • Mantenimiento
  • Legal

Considere esto cada vez que quiera agregar algo a su producto.

Mantenga su enfoque en la experiencia

El tiempo de comercialización y el presupuesto no son ni siquiera las mejores razones para reducir su MVP, solo son beneficios adicionales de hacerlo.

Cada esfuerzo, de cada parte interesada, debe filtrarse a través de la lente de la experiencia central del producto. Desde el inicio del producto, hasta el lanzamiento, y con cada iteración que sigue, enfoca tus recursos disponibles para enfocarte en mejorar la experiencia central.

Debería preguntarse constantemente cómo reaccionarán, beneficiarán y utilizarán sus productos los usuarios, ya sea que busque agregar funciones o realizar cambios en la interfaz.

Si algo le quita valor a la experiencia central del producto, deje de realizar cambios y libere su producto. Obtendrá más información al hacer menos y ver cómo las personas interactúan con el producto tal como es, qué comportamiento exhiben, y revisar esto en contra de sus suposiciones. Esta idea siempre pagará los mayores dividendos a medida que se esfuerza por encajar en el mercado de productos.

Acerca del autor

Lee es cofundador del estudio de diseño digital de Toronto, Say Yeah! Con más de 20 años de experiencia en las industrias del diseño, la tecnología y la publicidad, Lee tiene la combinación perfecta de educación, experiencia y pasión para comprender lo que se necesita para hacer un gran producto. Siga a Lee en Twitter y encuentre más información sobre sus productos en el blog Product Insight.

--

--

UXÑ

Artículos originalmente publicados en inglés en UX Magazine. Traducidos al español.